¿Qué es una buena foto? / by Fernando Esté

DSCF2011.jpg

La respuesta al título es fácil mas no simple: depende. Un buena foto depende de variables como el género, el contexto y, lo más importante, el observador. Todos tenemos distintas maneras de valorar las cosas y una misma imagen no siempre tiene el mismo efecto en todos. Hay veces en la que la fotos sí que tiene un impacto casi universal pero esas son muy difíciles de encontrar.

Lo primero que hago a la hora de evaluar una foto es determinar si lo que me gusta es la imagen o lo que aparece en ella. Por decirlo de otra manera, si vemos una escena en la que aparece una persona querida, casi con total seguridad nos va a gustar la foto independientemente de la “calidad” fotográfica de la captura. Por otro lado, nos podemos encontrar con una captura que, por su mensaje, nos genera rechazo pero que, si resistimos el primer impulso, nos daremos cuenta de que eso objetivamente una buena foto. Yo me di cuenta de esto con una foto de Walter Astrada sobre la violencia post electoral en Kenia en 2007. En este trabajo, vemos a un niño bajo el marco de una puerta y cuya expresión, tanto facial como corporal, es de absoluto terror. Del otro lado de la escena solo vemos el brazo de alguien que sostiene una porra. Es una imagen aterradora y lamentable sin lugar a dudas pero que tiene todos los elementos de una buena foto en mi opinión. 

Editar nuestras propias fotos es, en muchos casos, una tarea más difícil que lograr la imagen misma. Es por eso que las grandes publicaciones crean equipos de fotógrafos y editores para lograr el efecto visual más efectivo. Sin embargo, saber ordenar, filtrar y seleccionar nuestras fotos es una habilidad que debemos desarrollar aunque sea en un nivel básico. Esta habilidad es, además, vital en el mundo digital dado que producimos más imágenes que nunca. Para ello es importante que hagamos la reflexión sobre qué constituye una buena foto para nosotros. Esto es algo que puede variar significativamente de fotógrafo a fotógrafo e incluso dentro de dos géneros distintos.

Mi conclusión fue la determinar qué elementos son importante para mi: composición, luz, historia, emoción y “yo no sé qué” (YNSQ). Este último podríamos decir que es la calidad poética que pueda tener la obra pero es es casi imposible de expresar en palabras. Eso que se entiende directamente, sin palabras y de manera universal. Un ejemplo claro es la famosísima foto de Steve McCurry de la niña afgana

Los cinco componentes que enumero en el párrafo anterior no tienen el mismo peso. Además, el valor que le asigno a cada uno puede variar en función del género de la obra. Por ejemplo, para mi trabajo “street” esta es la distribución que le doy a los elementos para evaluar.

Street

Luz y composición suman el 60% de lo que valoro en mis imágenes de street. Si le sumo el YNSQ ya es el 80%. Por lo tanto, si las primeras dos o tres categorías se cumplen no necesito que las otras dos se cumplan para considerar que es una buena foto. Está claro que el escenario ideal es que las cinco categorías se cumplan. 

Si quiero evaluar mis fotos sobre temas documentales el gráfico se reparte de otra manera pero con los mismos cinco elementos. 

Documental

¿Por qué creo que debe cambiar? Porque la meta es distinta. Con la fotografía documental la misión es contar la historia y si es una con la que se puede conectar emocionalmente mejor. Por supuesto, el elemento mágico de YNSQ mantiene su lugar. Si la imagen tiene mucho ruido o la composición no es perfecta ya no importa tanto porque he cubierto el 80% de lo que necesitaba con las tres categorías anteriores. 

Reitero que esto es, al final, una reflexión que debe hacer cada uno pero con este artículo quería abrir la conversación sobre lo que es una buena foto para cada uno. ¿Habías llegado ya a esta una conclusión como esta? ¿Qué es una buena foto…para ti?