Eres lo que comes...Eres lo que fotografías / by Fernando Esté

Foto de Faceless

"Siempre hay dos personas en cada foto: el espectador y el fotógrafo", es una de las icónicas frases atribuidas al mítico Ansel Adams.

Para este artículo me voy concentrar en la segunda persona: el fotógrafo. Nos guste o no, nuestra fotografía nos representa más allá de lo que mostramos. Habla de quiénes somos, y, más importante, de cómo estamos.

Mientras rediseñaba la página, me di cuenta que mis trabajos más recientes y relevantes nacieron y se desarrollaron en momentos de tensión personal. Soledad, falta de conexión, aislamiento se ven casi como un leit motiv en estos trabajos. Considero que son los elementos que los atan como una secuencia. Se puede ver la distancia que existe...que siento al tomar esas fotos. Quizás es por eso que me he desarrollado fotográficamente a través del street. Me permita expresar esa desconexión que siento en los momentos de tomar la foto. Muchas veces salgo a la calle para calmar la ansiedad que siento en determinada época. Muchas veces no tengo éxito en salir del estado de ansiedad pero sí que logro traspasarlo a las fotos que produje ese día. 

En 2014, tuve la oportunidad de asistir a un taller de Matías Costa que se titulaba cartografía personal. Una de las cosas que dijo durante el taller es que, en su experiencia como fotógrafo, uno siempre gravita en torno a un tema, como mucho dos. Fue una idea que me impactó. Tres años después, si bien sigo estando de acuerdo con la mayor parte de ese concepto, también empiezo a cuestionarlo. 

La soledad y la distancia me han acompañado en muchas ocasiones. A veces para bien, muchas veces para mal. Sin embargo, no me gusta la idea de que esos dos conceptos son lo único que me define. Sé que somos mucho más que una sola sensación o emoción.

He estado replanteándome la street photography como único medio para mi. Es algo que haré siempre pero hoy me es insuficiente. No me llena todo lo que necesito. Me abro a otros géneros aunque no sea lo común en este medio. Buscaré una fotografía donde haya una conexión más significativa con mis sujetos y que me permita expresar un abanico historias más grande. Si somos lo que comemos...y somos lo que fotografiamos, igual es buena idea tener una dieta balanceada.